La Lógica del Ex Vice

El Ex Vice Presidente Santos en un video (Ver video) renegó de la mano blanda del Presidente Santos.  A propósito de las protestas estudiantiles,  Santos señaló que ya es hora que los estudiantes se enfrenten “durísimo” con el aparato represivo legal del estado.  Con respecto a este punto, el Ex Vice manifestó que a la fuerza del estado le hace falta una actualización en armas para el control de multitudes, específicamente en armas no letales: tasers.  La lógica que guía la afirmación del Ex Vice es no sólo perversa en su gráfica descripción de lo que el estado debe hacer con los estudiantes,  “meterle voltios a los muchachos” sino también porque él ofrece la justificación para el uso de la fuerza “durísima” del Estado.  Me explico.  Por un lado, el Ex Vice dice que el momento ha llegado,  su llamado es por un inminente enfrentamiento entre los estudiantes y el brazo represivo del Estado en el presente, en el ahora.  Pero por otro señala que es necesario actualizar el sistema de represión de disturbios; una acción que sólo puede ocurrir en el futuro.  La lógica que el Ex Vice esboza es una en la que el Estado se excusa de cualquier uso ilegal de su fuerza.  El brazo represivo del Estado es legal, pero al mismo tiempo es inadecuado; el ex Vice anticipa una terrible escena de la que el Estado sale bien librado.

Trágica Escena: En el presente el Estado desata la fuerza de su aparato represivo en sus propios ciudadanos, los estudiantes, pero su fuerza es ejercida con un sistema de armas inadecuado.  Es decir, si un oficial de la fuerza pública dispara su arma contra un estudiante, su excusa sería “upps… No tengo taser, No hay dotación pero tengo revolver.”  En esta perversa lógica cualquier tragedia es el resultado de la carencia de tecnología adecuada y no de los intereses que amenazan la educación pública con su privatización.

Un segundo ejemplo de esta lógica perversa:

En el mismo video, el Ex Vice Presidente Santos habla sobre el desespero de los señores palmeros de Puerto Wilches (Y quiénes son los señores palmeros? Ver pie de página [1]).  Los palmeros frente a la situación que los acoge, el paro agroindustrial, claman ¿Por Dios, dónde esta el Gobierno, qué se aparezca? Pero Santos conspicuamente omite las razones del paro,  entre ellas la desigualdad económica de la región que según el informe de la FIAN[2] el índice de pobreza en Puerto Wilches es del 91,48% lo cual contrasta con la riqueza y los intereses mineros y agrícolas de la región.   El informe dice,

“Según datos de un estudio regional, el Magdalena Medio presenta una seria  incidencia de hambre crónica. La insuficiente ingesta de calorías afecta en  promedio a la mitad de la población. La mayoría de las familias presenta consumo  insuficiente de vitamina A (en promedio 3 de cada 4 familias). El consumo de calcio  es gravemente insuficiente ya que 7-8 de cada 10 familias consumen menos calcio del que sus organismos necesitan. Las familias campesinas que no poseen tierra, o cuya propiedad es menor a 5 hectáreas, presentan el doble de posibilidades de padecer hambre. Según el mismo estudio, a pesar de que la mitad de la población está subalimentada, se calcula que las familias gastan más del 50% de sus gastos generales en comprar alimentos; y que 8 de cada 10 familias gastan más de la mitad de sus ingresos en alimentarse. No obstante la mayoría de municipios en la región son eminentemente rurales, las familias ya no producen sus propios alimentos y tienen que comprar casi todo en el mercado” (7).

Este video es un ejemplo más de la lógica perversa que ha cobijado los excesos de la fuerza pública, y la violencia de Estado.  Una violencia que ve en al hambre como a los tasers como armas no letales.  Santos no es ignorante de esta lógica de hecho es uno de sus grandes exponentes.

Claudia Salamanca

 

 

 


[1] “Fidel Mingorance en su estudio sobre la palma en Colombia caracterizó lo que él llama “el modelo palmero colombiano” como una confluencia de actuaciones ilegales y delictivas, de políticas gubernamentales y de inversiones internacionales; y estableció que de manera general este modelo presenta un esquema de  cinco fases: 1. Arremetida o conquista paramilitar. 2. Apropiación ilegal de las tierras. Robo o compra con intimidación armada. 3. Sembrado de palma. 4. Complejo palmero = Plantaciones + Extractoras. 5a. Flujo del aceite hacia el mercado nacional y/o internacional. 5b. Dominio territorial.” (Cita en el informe de la FIAN que corresponde a Mingorance, Fidel. El flujo del aceite de palma Colombia-Bélgica/Europa. Acercamiento desde una perspectiva de derechos humanos. HREV.CBC. Bruselas, 2006.

[2] Resultados de la Misión Internacional de Verificación sobre los Impactos de los Agrocombustibles en Colombia, Julio de 2009.  Informe Regional Magdalena Medio, FIAN Internacional.

 

Leave a Reply